VISITA AL COLECCIONISTA ADOLFO LLAMAS

VISITA A CASA DEL COLECCIONISTA ADOLFO LLAMAS

 

     

El domingo 26 de Febrero quedo con Josep Escuin y su pareja, Carmen, para realizar una visita a Adolfo Llamas y su mujer, Concha. Nos dirigimos a Traiguera que es donde tienen su casa y ahí tienen toda la colección de obras y fotografías.

El motivo por el cual Josep me aconseja que visite la casa de Adolfo es porque es un coleccionista tanto de literatura, como de fotografía erótica y pornográfica y piensa que puede enriquecer mucho mi investigación.

He de decir de antemano que todo lo que pueda escribir de Adolfo Llamas se queda corto, muy corto, tendría que pasar años de conversación con él para llegar a tener tantos conocimientos sobre fotografía pornográfica y literatura, por no decir más ámbitos culturales en los que Adolfo sobresale por sus conocimientos.

Pero en este artículo me quedo con las seis horas que estuve con él, horas sin desperdicio alguno en los que mis sentidos no dejaban de captar belleza, arte y sabiduría, todo ello impregnado de humo, Adolfo es un fumador empedernido.

        
                                                                 

                                 Josep Escuin y Adolfo Llamas                                                    Josep Escuin

 

Adolfo es un excelente conversador y anfitrión,  a pesar de los millares de libros que tiene, encuentra orden dentro de tanto libro, y logra mostrarme joyas de la fotografía pornográfica a cada instante.

La casa en la que viven era una antigua farmacia del pueblo, casa de los padres de su mujer, según me comenta Adolfo llevan aproximadamente siete años viviendo en ella y cuando hicieron el traslado de Madrid dos camiones repletos de libros que pesaban 13 toneladas.

Adolfo ha dedicado toda su vida y dinero a coleccionar tanto libros de pornografía como cuadros, fotografías y figuritas, su casa es un museo repleto de arte pornográfico además de literatura de otra índole.

El último proyecto en el que está trabajando Josep Escuin es en escribir un libro sobre Adolfo Llamas, Josep ha pensado titularlo “Retractant a Adolfo”, en el libro aparecerán retratos de Adolfo en diferentes días y las experiencias que Josep ha tenido con él.

Según me comenta Josep mientras hacemos camino hacia Traiguera se trata de un retrato clásico, el proceso de hacer un retrato, diario de ir conociendo a Adolfo, viaje con Alberto Adsuara, con Juan Pedro de Railowsky, la relación entre él y Adolfo, mi propio viaje. Desde mi punto de vista un proyecto prometedor, innovador e interesante.

Tuve el placer de poder ver los libros de Ren Hang, J.A.M Montoya, Le Pipi des dames, Joyeux Enfe, Mireia Sentís, Sex Report, el de Helmut Newton, uno de Naomi Campbell, Lesbians for men, “Pisseuses” de Claude Fauville, “Mecaniques” de Gilles Berquet, “Spirit” de Fakir Musafar, Túnel de las delicias, Carlo Molino Photographs, Paris Libertin by Ressan… estos solamente son algunos de las toneladas que tiene, y ver las fotografías en directo no tiene nada que ver como verlas en el ordenador o en el móvil.

La colección de Adolfo daría para escribir varias tesis sobre el tema si se quisiera profundizar y nos dedicáramos de pleno a ello.

 

 

La casa de Adolfo es una cascada en la que brotan los libros, es un manantial, una fuente en la que se bebe sexo, cultura, pornografía y erotismo, y nada mejor que las imágenes para que podáis captar todo lo que yo visualicé. Ese domingo me inundé de material fotográfico y de arte para la tesis, era consciente que en un día era imposible ni captar ni un uno por cien de los conocimientos que Adolfo tiene sobre el tema, aún así me fui más que satisfecha porque aprendí muchísimo viendo el trabajo de tantísimos fotógrafos que se han dedicado al tema de estudio.

 

Además de los libros, Adolfo tiene repleta su casa de fotografías pornográficas, dibujos, figuras, algunas son regalos de artistas, otras compradas, entre ellas están las de Alberto Adsuara, Josep Escuin, Mireia Sentís, El Roto, J.A.M Montoya, etc…

 

 

Pocas personas en España tendrán tanta colección de pornografía como Adolfo y toda ella  en su casa, casa, para mí mágica, te notas inmersa como si fuera una aventura, recovecos y recovecos por descubrir, te notas lanzada al país de las maravillas, o a las mil y una noches.

Me quedo con el sabor de haber conocido a una persona ejemplar, coleccionista de pornografía, culto, hospitalario, servicial, yo era una más en todo momento, gran conversador, que abre las puertas de su casa para compartir su saber sin pedir nada a cambio, al revés, enriqueciendo al que entra por la puerta por tener la suerte de poder conocerle, quedan pocas personas así en la actualidad.

Me siento enormemente afortunada, agradezco tanto a Josep y a Carmen por haberme presentado a Adolfo Llamas, como a él mismo y a Concha, su mujer, por haberme hecho pasar un día tan especial lleno de estética, pornografía, literatura y por qué no, risas, buena comida, buena bebida y buenos momentos, además del plus de regalarme el libro de Foucault, “Historia de la sexualidad”. Gracias a todos por nutrir mi investigación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *