CATEGORÍAS ESTÉTICAS

Toni Balanza

El presente artículo está extraído y se basa en la Tesis Doctoral de León Maristany, 2013:  http://esteticamar.blogspot.com.es/p/introduccion-la-estetica.html

 

Las categorías estéticas en el proceso de creación nos indican la elección de la forma en que se va a dar el mensaje al espectador, es cuando el artista toma la decisión de emocionar o conmocionar al que mira, va a complementar de manera muy importante el sentido del mensaje.

Si la temática está centrada en la elección del género artístico que es la primera elección, entonces el artista puede elegir el desnudo femenino como género y este mensaje puede ser un desnudo recatado o explícito, la forma en la que se da el mensaje es la categoría y esta puede ser: bella, grotesca, fea, ridícula, graciosa, trágica, etc, la elección de la categoría es muy importante a la hora de presentar la obra de arte al espectador.

Son  muchos los autores desde Platón, Aristóteles, Plotino, Kant, Schiller, Fichte, Schelling, Hegel, Schopenhauer, Nietzche, Pellico, Manzoni, Chateaubriand, Lamartine, Victor Hugo, Victor Cousin, Jouffroy, Lamenais, Taine, Guyau, Seailles, Ruskin, Spencer, Grant Allen, Vernon Lee, William Morris, que han aludido el tema.

Las categorías estéticas no son el producto del pensamiento de los filósofos, sino el resultado del proceso creativo de los artistas, quienes navegan construyendo y destruyendo conceptos o taxonomías en sus obras de arte.

Raymond Bayer nos refiere “La estética ha estado mezclada con la reflexión filosófica, con la crítica literaria o con la historia del arte. Los valores estéticos no se presentan aislados; son funciones de valores morales y políticos”.

Lo bello y lo sublime dejaron de ser el objetivo del arte, el pensar que el arte es solamente la expresión de la belleza hoy en día es algo irracional, no se puede encasillar el pensamiento.

Hoy en día se crea con libertad y dejando claro que la validez de las categorías estéticas no corresponde a los filósofos determinarla, sino a los artistas crearlas, emplazando a la filosofía el trabajo de describirlas.

Lukács nos dice: “Metodológicamente considerado, ese atraso de la teoría estética (no solo de la griega, desde luego) tiene en su fundo una gran idea verdadera y fecunda: la insistencia en que el arte, como en la ciencia y como el pensamiento de la vida cotidiana, es un reflejo de la realidad objetiva. Si se abandona este punto de vista como tan frecuentemente ocurre en la estética burguesa de la decadencia, las raíces del arte quedan desgajadas del suelo en el que crecen y obran” (Lukács, 1965, pág 132)

La filosofía no puede condicionar, direccionar, normar, ni determinar lo que es el arte, ni determinar tampoco que le corresponde hacer a los artistas.

La estética actual no estudia la belleza en el arte, sino que la reduce a una categoría más. Como sostiene Kant “la estética debe resolver el problema del arte”. Los tratados de estética hoy en día no tienen punto final.

Paso a comentar cada una de las categorías estéticas:

LA BELLEZA

Para explicar las categorías estéticas conceptualizamos que la belleza es el primer problema estético al que se enfrentaron los pensadores.

La belleza ha sido asociada a lo justo, a lo moral, a lo corporal, a lo espiritual, la juventud, pero la belleza existe tanto en la naturaleza como en el arte.

Al estudiar los conceptos de belleza tanto en la Grecia antigua como en la edad media relacionaban lo bello con el bien. Tomás de Aquino nos ofrece una visión de la belleza como cualidad del objeto, cualidad que le pertenece, asumiendo la belleza como un estado objetivo en las cosas, las mismas que son bellas.

Inmanuel Kant nos deja clara la relación en las dos categorías, la de lo bello y la de lo sublime, y precisa bien la relación que ocurre en el espectador que se encuentra en estado contemplativo viviendo una experiencia estética frente a la obra de arte. La de sensación se da primero y luego el sentimiento, por lo que esta afección producida por los sentidos a través de percibir la obra de arte es subjetiva, contrario a Tomás que afirma la objetividad del hecho.

Acorde con esta definición la belleza se da en un plano subjetivo, no es una cualidad del objeto, ya que no todos percibimos la belleza de la misma manera, es más, cada ser tiene un concepto propio de lo bello como una huella digital, muy personal e inconfundible, porque las categorías son la sensación de satisfacción y el sentimiento propio del espectador producto de la experiencia estética que determinará su propio juicio estético con respecto a lo que debe ser la obra de arte.

Concluyendo podemos decir que la belleza como categoría estética es una experiencia en la que el espectador, durante la contemplación, percibe una sensación de satisfacción y un sentimiento de goce estético ante el objeto de arte y que, de acuerdo a su gusto, juzgue como bello

 

LO FEO

Lo feo como categoría estética es una experiencia en la que el espectador, durante la contemplación, percibe una sensación de una satisfacción estética y una mezcla de sentimientos de dolor, desagrado ante el objeto de arte y que de acuerdo a su gusto, juzgue como feo.

 

LO SUBLIME

 Según Kant lo sublime sobrepasa lo bello,“ lo sublime descansa en el juicio del Gusto, pero la gran diferencia reside en el hecho de que la esencia de lo bello se encuentra en forma de objeto, por lo que tiene una limitación, mientras que el carácter de lo sublime es lo informe en tanto que infinito (…) lo sublime se refiere pues, a la razón, y no al entendimiento: es lo ilimitado, la regresión a lo incondicionado (…). Lo sublime no posee atractivos ni es juego, sino que impone respeto y seriedad. Es un placer negativo de carácter subjetivo. Lo sublime se encuentra en el acto de aprehensión: no hay objetos sublimes. Es el sujeto que lo ve el que es sublime.(…)Así el juicio de lo sublime refiere el libre juego de la imaginación y sólo él lo es en la ocurrencia, ya que observa que “todo el poder de la imaginación no mantiene una relación con las ideas de la razón”. (Bayer, 1961, ps 210-211).

La palabra sublime viene del latín sublimis, que significa elevado, que se levanta o alza del suelo.

Lo grandioso, lo excelso, lo que va más allá de nuestras fuerzas, por su belleza o tragicidad. Eso que te impacta y te deja pensando durante días o meses, a veces años es algo muy sublime; Kant nos dice que el día es bello, la noche es sublime.

Lo sublime como categoría estética es una experiencia en la que el espectador, durante la contemplación, percibe una sensación de una elevada satisfacción y una mezcla de sentimientos de goce, placer, horror, etc.., estéticos ante el objeto de arte y que de acuerdo a su gusto, juzgue como sublime.

 

LO TRÁGICO

La narración visual de una tragedia tiene sus fundamentos en las narraciones literarias, en los mitos, en las leyendas, en las que el artista intenta representar el mensaje trágico referido a cualquier acontecimiento como la destrucción de la vida o los valores y recurre a las categorías para impactar en el espectador la fuerza de su expresión.

La tragedia tiene un mensaje trágico no necesariamente mostrando una representación fidedigna de los acontecimientos, sino simbólica.

Concluyendo podemos definir que lo trágico como categoría estética es una experiencia en la que el espectador, durante la contemplación, percibe una sensación de una satisfacción estética y  una mezcla de sentimientos de dolor, aflicción, ira, etc., estéticos ante el objeto de arte y que, de acuerdo a su gusto, juzgue como trágico

 

LO TERRORÍFICO

Pintores, escultores, grabadores, fotógrafos han tomado la bandera del horror en sus representaciones y simbolismos; uno de los elementos utilizados para crear pánico en el espectador es la muerte. Otro elemento utilizado por los artistas es la espiritualidad demoníaca y su asociación al hades, conocido como infierno.

Un elemento también utilizado por los artistas es la creación física monstruosa de seres imaginarios o reales como dinosaurios, insectos, etc.., deformados en su tamaño exagerando su agresividad natural convirtiéndolos en seres asesinos y depredadores de seres humanos.

Concluyendo podemos definir que lo terrorífico como categoría estética es una experiencia en la que el espectador, durante la contemplación, percibe una sensación de una satisfacción estética y una mezcla de sentimientos de susto, pánico y agitación, etc., estéticos ante el objeto de arte y que, de acuerdo a su gusto, juzgue terrorífico.

 

LO GROTESCO

Lo grotesco como categoría estética es muy utilizada en el arte contemporáneo, pinturas y esculturas como las de Botero, han conmocionado al espectador en las últimas décadas. Esta categoría es analizada con mucha asertividad por Bernard Bereson, quién destaca la naturaleza que debe tener la obra de arte para ser reconocida como grotesca:

El cuerpo humano en sí y por sí no es más que otro objeto “natural” dotado de las cualidades intensificadoras de la vida de una obra de arte (…). Su autoridad deriva del hecho de que decide sin apelación de lo que es o no coherente y congruente en los demás cuerpos vivientes, y cuanto espacio deja para su libre juego. Ciertas desviaciones deliberdas hechas por caricaturistas en todos los tiempos, así como por pintores distorsioncitas de hoy, nos divierten mientras permanecen entre los límites protectores de lo grotesco permisible. La distorsión debe evitar aproximaciones humillantes o aun analogías” (Berenson, 2005, p101).

Concluyendo podemos definir que lo grotesco como categoría estética es una experiencia en la que el espectador, durante la contemplación, percibe una sensación de satisfacción estética y una mezcla de sentimientos de placer, alegría, etc, estéticos ante el objeto de arte que puede deformar figuras humanas y animales, exagerar esta o aquella característica, alargando o engrosando y reduciendo proporciones, pero nunca debe cambiar las relaciones anatómicas o multiplicarlas como grotesco.

 

LO ABYECTO

Lo abyecto es una categoría contemporánea, en el sentido de los sentimientos y emociones que causan la abyección son similares ante los sentimientos y emociones que produce al espectador por los derrames o arrojos de líquidos o sólidos del cuerpo como sangrar, orinar, defecar, vomitar, moquear, menstruar, llorar, sudar, eyacular semen, babear o escupir.

Si Kant definió que la categoría de lo asqueroso está fuera del arte en su libro “crítica del juicio”, es un  concepto en el que se definiría el arte como bello, sin embargo el fin en el arte contemporáneo es el mensaje hacia el espectador. Lo abyecto en el arte contemporáneo está relacionado con el uso del  material para elaboración de la obra del arte en el que se utilizan secreciones, fluidos corporales humanos y en segundo lugar con el contenido en el que se representan estas secreciones en la obra de arte independientemente de la técnica que se utilice.

Podemos definir que lo Abyecto como categoría estética es una experiencia en la que el espectador, durante la contemplación, percibe una sensación de satisfacción estética y un sentimiento de asco ante el objeto que producen al espectador utilizados como medio de expresión o contenido representado en la obra de arte.

 

LO OBSCENO

 Lo obsceno no tiene una connotación universal porque puede variar la opinión del espectador, lo semidesnudo es algo que afecta más a uno que a otros, o no puede tener la más mínima afección en determinado espectador. Lo desnudo igual. La idea de obscenidad asociada al pecado es una idea religiosa que condiciona al espectador a una determinada respuesta frente a una determinada conducta.

La desnudez como pecado es solo una idea. Porque en realidad nacimos desnudos, nos desnudamos para bañarnos, para dormir e incluso durante alguna actividad, por lo que el desnudo es algo natural, el problema empieza cuando esa desnudez es exhibida. La desnudez al ser exhibida puede traer consigo obscenidad y erotismo.

Podemos definir que lo obsceno como categoría estética es una experiencia en la que el espectador, durante la contemplación, percibe una sensación de satisfacción estética y un sentimiento de placer y/o de fastidio en lo que el contenido tiene su esencia en lo que se sugiere más que en lo que se ve, y tiene una carga mayor de erotismo que en las demás categorías afectando el espíritu del espectador por los tabúes a los que se sujeta.

 

LO FANTÁSTICO

El género de lo fantástico se fundamenta en que lo que se representa pertenece al mundo de los sueños o ilusiones, lo cual se puede entender, que así como lo meta-físico está más allá de lo físico, lo fantástico sería lo anormal, lo sobrenatural o irreal donde la imaginación del artista va más allá de lo normal, natural o real.

Lo simbólico va a interpretar, a encontrar el significado a lo que está representado de manera natural.

En lo fantástico la representación no tiene naturalidad, se representan objetos irreales, los elementos del universo algunos son reales, pero basta uno que no lo sea, para que la representación deje su realismo y pase a ser fantástico.

Tenemos artístas contemporáneos como Anne Stokes, John Pitri, Wil Cormier, Alexander Alemany, etc, que hacen gala con sus representaciones fantásticas.

Lo fantástico como categoría estética es una experiencia en la que el espectador, durante la contemplación, percibe una sensación de satisfacción estética y una mezcla de sentimientos de placer, susto, ira, temor, alegría, diversión o desconfianza; en la que el contenido tiene su esencia en lo que se percibe es anormal, lo sobrenatural o irreal donde la imaginación del artista va más allá de lo normal, natural o real.

 

LO GRACIOSO

Lo gracioso o lo cómico es una categoría que tiene por esencia la risa o carcajada del espectador. No se trata de alegrarse, se trata de reírse. Para esto el artista recurre al humor, la sátira o la ironía. Hay que recordar que no todo lo que produce risa es arte, porque lo gracioso de una caída o babosada no tienen un fin estético, ni son premeditados.

Preparar una obra de comicidad tiene no sólo un fin vacío, también contiene un mensaje al espectador por ser el arte, un medio de comunicación, para esto son necesarias la contemplación y el placer estéticos.

Lo cómico como categoría estética es una experiencia en la que el espectador, durante la contemplación, percibe una sensación de satisfacción estética y una mezcla de sentimientos de placer, alegría, diversión; en la que el contenido tiene su esencia en la risa o carcajada del espectador.

 

LO RIDÍCULO

 Lo ridículo como categoría estética es una experiencia en la que el espectador, durante la contemplación, percibe una sensación de satisfacción estética y una mezcla de sentimientos de placer, alegría, diversión; en la que el contenido tiene su esencia en lo que se percibe tiene un aspecto que ridiculice el fenómeno u objeto, o representa una escena que tiene una connotación ridícula.

 

Un comentario sobre “CATEGORÍAS ESTÉTICAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *