ARGUMENTOS A FAVOR DE LA NO DISTINCIÓN ENTRE EROTISMO Y PORNOGRAFÍA

ARGUMENTOS A FAVOR DE LA NO DISTINCIÓN ENTRE EROTISMO Y PORNOGRAFÍA

 

Cuando se define la pornografía se le suele atribuir de inmediato el calificativo y atributo de obsceno. Muchos psicólogos actuales intentan esforzarse en distinguir lo obsceno de lo erótico, para lo cual se valen de la semántica de cada una de las palabras.

Obscenidad hace referencia a lo que se encuentra sobre escena (obcenus), lo que muchas personas emplean argumentos para decir sobre lo que no ha de darse de esta manera, lo que ha de ser oculto, privado, nunca público, pues si se revela produce repugnancia para muchos.

Incluso Manuel Zambrano entre otros dice “Hay que aceptar, pues lo que ya es común, que la pornografía es obscena y que obscenidad es indecencia sexual”

Yo me pregunto ante esta cita ¿Qué es la indecencia y qué es la indecencia sexual? ¿Cómo se pueden emitir juicios así sin pensar siquiera las consecuencias de tales palabras?

Hoy en día aún predomina la idea de que, mientras el erotismo es elegante y sublime, la pornografía posee una naturaleza sórdida e injustificable.

La Iglesia cristiana lleva años y años utilizando estos argumentos, San Juan Crisóstomo, San Pablo o San Agustín cuando dice: “Nada contribuye tanto a derribar la mente del hombre de su ciudadela como las lisonjas de las mujeres. Y ese contacto físico sin el que no es posible poseer una esposa”

Lo bello es lo casto porque lo casto es lo cercano a Dios, estos pensamientos han influido en artistas contemporáneos que establecen una indisoluble unión  entre lo ético y lo estético.

La honestidad o la castidad no es una virtud que tenga que ir unida a la belleza estética, ¿Qué es la belleza?, el propio Kant lo nombra en su ensayito Sobre lo bello y lo sublime ni si ésta es un atributo imprescindible de virtudes humanas.

Ética y estética son independientes aunque se hayan unido a lo largo de la Historia. Ha habido a lo largo de los años muchos casos de censura etiquetando ciertas obras como repugnantes, como por ejemplo Las flores del mal, de Charles Baudelaire.

Para profundizar en la intencionalidad sobre lo obsceno como exposición sin tapujos de los genitales humanos, es imprescindible hablar también sobre el recato. En los países del primer mundo, solemos pensar que el pudor es parte de nuestra naturaleza cuando no es sino el producto de una sociedad en concreto.

El pudor y también la obscenidad van variando con el tiempo y con la sociedad de que se trate.

Exponer gráficamente órganos sexuales en funcionamiento, ha servido, por lo común para identificar a la pornografía y diferenciarla del erotismo. Así de esta forma, el erotismo, se define como amor sensual, puede separarse, para los censores, de la pornografía, estableciendo que entre una y otra existe una barrera llamada sexo revelado.

Lo que me parece sorprendente es que cuando se cataloga por ejemplo frescos satíricos de la Roma imperial, en los cuales aparecen multitud de posturas y orgías humanas, se les etiqueta de piezas de gran valor artístico e histórico.

La distinción entre pornografía y erotismo refleja asignaciones arbitrarias, dependientes de contenidos morales, de estructuras sociales y políticas.

En el plano práctico y si atendemos a los contenidos, es sumamente difícil la distinción, dado que la ley prevé en todos los países medidas represivas de la pornografía verdadera y propia.

Los artículos que he estado revisando y que están en contra de que exista material pornográfico, bien sean películas, fotografías, novelas, etc.. argumentan y consideran que la educación en el humanismo integral parece constituir el único antídoto contra la propagación de la pornografía. El documento vaticano sobre Pornografía y violencia en los “mass media” dedica la parte última a la problemática educativa concerniente al tema pornografía.

Otro de los argumentos que defienden es que el erotismo alude a una realidad total, a una totalidad significante, que la pornografía ha reducido a objeto sexual, rompiendo la unidad originaria persona-cuerpo.

Según los filósofos fenomenologistas el territorio es el cuerpo, la corporeidad, el erotismo alude a una realidad total, a una totalidad significante y en contrapartida la pornografía lo reduce a objeto sexual, rompiendo la unidad originaria persona-cuerpo.

Las concepciones orientales del erotismo mantienen la frescura poética de la fe en la circularidad de espíritu y materia.

A nivel filosófico se diferencia el cuerpo y el alma, diferenciando las funciones y los atributos corpóreos de las facultades y dotes del alma.

Tomás de Aquino separa el cuerpo del hombre de su espíritu como dos entidades opuestas con la identificación de la esfera erótica con la tendencia al puro placer físico.

En la historia del erotismo ha habido una implicación moralista en la exaltación del erotismo y una tendencia moralizante en quienes, por el contrario, lo condenaban.

La ley según la carne, en la que se fundaban la religión y la civilización judías había que sustituirla por la ley según el espíritu. Carne y espíritu vienen a encontrarse en campos opuestos. El hombre puede ser salvado, en cuerpo y alma, si se une a la pasión de Cristo con su comportamiento concreto y dirigiendo su cuerpo de modo que se adecue al de Cristo.

El erotismo como característica del comportamiento según la carne queda abolido; más aún, es aborrecido como una práctica de los no creyentes, de los no elegidos, incapaces de “elevarse”

El problema de la gestión del cuerpo experimentará todas las vicisitudes del conflicto alma-cuerpo, el erotismo irá creciendo como filón contrario a la religión.

El propio psicoanálisis, a pesar de tener el gran mérito de estructurar epistemológicamente una ciencia del alma y de la sexualidad apelando a la libido, los instintos, las pulsiones del ello, sigue denotando de hecho entidades abstractas.

Freud distinguió en la psique humana dos claves, por una parte Eros, el instinto de vida, cuya energía emana de la líbido, energía sexual que impulsa a los hombres y a las mujeres a actuar, por otra parte Tanatos, el instinto de muerte y destrucción que equilibra al vital Eros.

Eros está ligado a la líbido, es el denominado “Principio del placer” que a la vez está relacionado a una serie de valores tales como: la satisfacción inmediata de las necesidades, gozo (juego), receptividad, ausencia de represión.

Eros aspira a convertirse en el dominador de la vida mental, para así conseguir un estado de gratificación permanente. La cultura no puede permitir esto, por motivaciones económicas. Si todos nos guiáramos sólo por Eros y sus energías habría un aumento de la población por una parte y el descenso de la productividad laboral por otra, consecuencia por el uso del tiempo y energía en otras actividades distintas al trabajo.

La cultura prohíbe la acción de Eros incontrolado, usando al instinto opositor, es decir Tanatos. Mediante Tanatos, los valores adscritos a Eros sufren cambios de forma, fondo y duración, transformándose en valores útiles económica y socialmente.

Este proceso de restricción de Eros por parte de Tanatos se conoce como el remplazo del “Principio del Placer” por el “Principio de Realidad”

Herbert Marcuse en “Eros y civilización” parte de la tesis defendida por Freud, de que la civilización necesita una rígida restricción del “principio del placer”. Marcuse señala que la existencia misma de ésta depende de la abolición gradual de todo lo que constriña las tendencias instintivas del hombre, del fortalecimiento de los instintos rivales y de las liberaciones del poder constructivo de Eros.

En palabras de Marcuse: “La sustitución del Principio del Placer por el Principio de Realidad, es el gran suceso traumático en el desarrollo del Género (Filogénesis), tanto como en el individuo (Ontogénesis). De acuerdo con Freud, este suceso no es único, sino que se repite a través de la Historia de la Humanidad y en cada individuo.

Filogenéticamente, ocurrió primero en la “Horda Original”, cuando el padre original monopolizaba el poder y el placer, y obligaba a la renunciación a sus hijos. Ontogenéticamente, ocurre durante el periodo de la primera infancia, cuando la sumisión al Principio de la Realidad es impuesta por los padres y otros educadores. Pero tanto en el nivel genérico como en el individual, la sumisión se reproduce continuamente(…) El principio de la Realidad se materializa en un Sistema de Instituciones. Y el individuo, creciendo dentro de tal sistema, aprende los requerimientos del Principio de la Realidad, como los de la Ley y el Orden, y los transmite a la siguiente generación”

La civilización tiene que defenderse a sí misma del fantasma de un mundo que pueda ser libre. Si la sociedad no puede usar su creciente productividad para reducir la Represión, la productividad debe ser vuelta contra los individuos; llega a ser en sí misma un instrumento de control universal

Según Marcuse los avances logrados por las culturas occidentales han creado ya los prerrequisitos para que aparezca una sociedad no represiva, y marca las tendencias sociológicas y psicológicas que van en este sentido.

Utopía de una civilización no censuradora, no represiva, de una sexualidad transformada en Eros creador.

Si seguimos a Merleau-Ponty en “Lo visible y lo invisible”, ambos son dos niveles a partir de los cuales podemos percibir el mundo físico. El ser humano es quien percibe este mundo físico, cuerpo consciente y hablante capaz de ver algo que emerge de la materia a lo que podemos llamar lo espiritual.

Son las formas que nos permiten entender, sea a través del pensar o del arte, son formas de la materia, de lo vivo y lo espiritual.

Lo invisible es la significación de lo visible, el sentido que aparece.

Desde nuestro cuerpo, materia viva finita capaz de percibir no solo lo visible sino también lo invisible, nos orientamos hacia lo invisible de la materia que no es nunca otro mundo.

La percepción sensorial, corporal es el único punto de partida posible, pero hay que ir lo más lejos posible. Lo hace el filósofo y también el artista.

El trabajo fenomenológico, dice Merleau-Ponty es la voluntad de describir la esencia a partir de la existencia, es decir de la experiencia. La percepción no es solamente lo visible. Es también la mirada metafísica detrás de la mirada sensorial. Lo ontológico es físico y metafísico. Hay que mirar más allá pero sin separarnos de lo sensible. Merleau-Ponty es lo que llama el ojo del espíritu. El arte es la capacidad de expresar lo que emerge del fondo primordial de la materia.

La civilización moderna ha adoptado respecto al erotismo una actitud sustancialmente engañosa, de exaltación y prohibición a la vez.

La antropología cultural y la sociología han replanteado el estudio del erotismo no solo como patología del comportamiento, sino como tendencia hacia el grupo y como connotación “tribal” típicamente humana.

Debemos a la antropología el poder afirmar que cada tradición cultural y cada civilización poseen una interpretación del erotismo y que dentro de una misma civilización como es la occidental existen al menos dos modelos de referencia al erotismo. Uno que se sirve de él en función de “encubresexo”, según el cual la expresión de la sexualidad humana debe encontrar necesariamente desahogo a través de la genitalidad y la liberación de las pulsiones, generando lo que podríamos llamar las perversiones y las aclaraciones frustradas en la naturaleza de la sexualidad.

Otro modelo considera el erotismo como un “anuncio y promesa de sentido” y su significado no está preconstituido, sino que hay que verlo como respuesta a la compleja pregunta sobre la libertad, sobre la esencia de la comunicación corporal como don, sobre el carácter originariamente incompleto del ser humano.

Las tendencias actuales, que abordan el tema del erotismo de una forma interdisciplinar, miran a diferenciar erotismo y pornografía, aunque la una no existiría sin el otro, es necesario debatir sobre el erotismo teniendo en cuenta la historia comparada de las religiones y del análisis de los supuestos culturales.

En la mitología griega Eros se refería al dios del amor como Cupido en Roma, representaba una fuerza superior integradora de los elementos primordiales disgregados en el cosmos.

En Platón el concepto de Eros adquirió particular relieve como algo equivalente al amor a lo bello, que eleva el alma sobre los sentidos.

El concepto de erotismo va mucho más allá de lo sexual y lo corpóreo, el erotismo tiene que ver con la sensibilidad, con la espiritualidad y con todo aquello de artístico que circunscribe a cada ser humano.

El grado de erotismo estará representado tanto en la expresión del artista como en la reacción del espectador.

Mientras para algunos una obra puede resultar muy erótica, otros la valorarán como pornográfica y para algunos ninguna de las dos cosas y carezca de significado.

El erotismo cobra lugar especial en el campo de la fotografía debido a que es considerado un arte que resulta más fiel a la realidad.

Susan Sontag en su libro “Sobre la fotografía” afirma “una fotografía se supone que está hecha para mostrar, no para evocar. Por eso cuenta como evidencia”.

Sontag hace que reflexionemos sobre la fotografía, son seis ensayos que ejemplifican de forma clara y contundente la carga social e ideológica que trae consigo la fotografía. Ella intenta reconstruir contextos desde varios puntos que le permitan al lector sacar sus propias conclusiones sobre lo que significa la fotografía.

Asaki, habla de la vida a través de la fotografía, menciona la importancia del instante en que registra una imagen. “El momento en que se toma una fotografía es como un acto sexual, la emoción del momento es muy importante. La mayoría de las imágenes que se registran podría decirse que son el preámbulo de la relación. Las escogidas son los orgasmos”.

Helmut Newton se considera un fotógrafo de lo erótico, de lo sensual, de lo sexual. Newton trata prácticamente todas las facetas del erotismo y la sexualidad en su fotografía, y sea que trate la sensualidad, el homosexualismo, el sadomasoquismo, lo estilizado o lo grotesco, siempre transmite por detrás el lado oscuro. Newton no admite la presencia del humor en el erotismo, son dos elementos que no compaginan para él, al contrario de lo que se ve en otros artistas.

Otro de los fotógrafos que me han llamado la atención es Jan Saudek, técnicamente maneja la interacción entre lo bello y lo severo utilizando un colorido sutil sobre la imagen. Maneja temáticas muy fuertes que tiene que ver con el juego de poder entre los sexos, el dominio y la sumisión, y a la vez que perturban, resultan muy atractivas y sensuales.

Por otro lado la obra de Imogen Cunningham, fotógrafa americana, consideraba que el placer estético consistía en encontrar la belleza en las cosas más comunes. Sus retratos también contemplan el cuerpo femenino y creó controversia cuando fotografió desnudos de su marido. Su objetivo se centró en encontrar la belleza en algo que fuera más allá de lo que la imagen externa era capaz de ofrecer y trataba de penetrar el carácter, el intelecto y el espíritu de quienes para ella posaron.

La obra de Robert Mapplethorpe está cargada de sensualismo tanto en sus desnudos, que nos muestran cuerpos esculturales, como en las flores, altamente seductoras. Los tallos se entrecruzan como las piernas de los amantes y las curvaturas recuerdan el movimiento del cuerpo femenino que juega con elementos fálicos representados en los estambres y los capullos.

Lo que ha causado más atención a su obra son las series donde se muestra de manera explícita el sadomasoquismo y la homosexualidad y, si bien esta controversia sobre el contenido le ha representado fama, esto no desmerece el hecho de que su fotografía tiene una alta calidad, no sólo estética sino técnica, que lo ha colocado hoy en día entre los grandes en el mundo del arte.

El tema del erotismo en la fotografía resulta sumamente amplio, me he centrado solamente en algunos fotógrafos a lo largo del trabajo, lo que me ha resultado más impactante y novedoso es conocerlos cara a cara, saber sus opiniones, y trabajar con ellos en sesiones fotográficas.

Pienso que la fotografía ha podido alcanzar su expresión máxima, no se trata de recrear una historia sino de producir una experiencia estética, donde los recursos son muy amplio.

El cine, la literatura, las pinturas, nos proporcionan pruebas constantes de representaciones explícitas de sexo, ejemplo de ello, pueden ser los dibujos al carboncillo de Pablo Picasso, o su serie de “Violaciones”, o los cuadros de Dalí, como es El gran masturbador.

Lo que a mí me parece fundamental es que las críticas que recibe todo lo pornográfico no se fundamentan en criterios estéticos objetivos sino en prejuicios de orden  moralista.

El catolicismo ha influido mucho en todas estas consideraciones siempre pendiente de guiar la vida ética y sexual de sus fieles.

En el Islam también encontramos algo parecido, el fiel y suicida que lucha en nombre de Mahoma va al Paraíso, en donde le esperan 73 vírgenes tan hermosas como serviles.

Dentro de la sociedad existen mecanismos de poder, y el hecho de controlar el sexo como actividad social es un control de la vida de los ciudadanos, continuamente nos vemos lanzados a pautas de conducta sexual establecidas.

Muchos piensan que lo pornográfico es obsceno, y como lo obsceno es algo repugnante, algo que se enseña sobre escena, la pornografía repugna o es asquerosa.

La sexualidad es uno de los temas que más tienden a manipularse, a falsearse. El erotismo se halla en el centro del debate, pues, sorprendentemente y al contrario que con lo obsceno, lo llamado erótico tiene un juicio positivo o favorable.

Se ha expandido una idea de erotismo que entronca con el estudio de Nietzsche sobre lo apolíneo como base de las artes humanas.

 

Cuando se estrenó El Imperio de los sentidos (1976), era la primera vez que se enfrentaban a una película que a juicio de tantos especialistas, un buen relato, y tras aplicarle criterios estéticos objetivos se producía una disonancia, pues aparecían escenas de sexo explícito. Muchos decidieron transformar el concepto para convertirlo en erotismo. En cualquier caso, en ese momento regresó la polémica entre erotismo-pornografía, y es que la crítica tuvo que aceptar algo evidente y es que un producto de valor artístico puede tener temáticas obscenas.

El siglo XX supuso toda una revolución para una industria, la del sexo, que en las últimas décadas ha tomado un poder e influencia formidables. Solo hay dos negocios cuya rentabilidad permanece invariable, constante y próspera: uno es el negocio de pompas fúnebres, el otro el del sexo.

El 80% del contenido de Internet es de naturaleza sexual, y en casi todos los casos, de carácter pornográfico en la medida en que se muestran infinitas imágenes, publicaciones y películas donde lo que prevalece es, básicamente, ver a uno, dos o más seres humanos haciendo sexo.

No son pornográficas las relaciones íntimas de una pareja, sino simplemente sexuales; tiene que existir, una intención interpretativa, o meramente descriptiva de ese mismo asunto, para que alcance el supuesto estatus de pornográfico: por eso la pornografía, como el erotismo, está relacionada con la intención y no con la mera práctica de unos hechos.

El voyeurismo es el núcleo de la pornografía moderna, el género erótico necesita de una complicidad entre el supuesto sentido de la obra y los esquemas mentales de quien la interpreta.

Si el sistema social es machista entonces hay que aplicar la misma valoración a cualquier otro género de actividad humana, y no solo a las industrias del porno.

Cuando ese machismo se aplica a los contenidos explícitos del sexo, al momento se convierte en degradación femenina.

¿Por razón de qué argumento se puede decir que ese erotismo masculino es peor que el realizado por las mujeres?

El erotismo femenino también utiliza al hombre como objeto de su deseo, pues no de otra forma se puede entender dicho erotismo.

Según un estudio científico, entre las fantasías eróticas más frecuentes, tanto de hombres como mujeres, se encuentra la de tener ciertas aventuras con extraños, esto es algo común a ambos sexos.

Una y otra visión, masculina y femenina, completan el conjunto de la compleja sexualidad humana, de manera que hacer distinciones y jerarquías entorno a las cuales, no se sabe bien por qué, ensalzar un erotismo por encima del otro, no es sino ver solo un lado de los dos existentes.

Desde ciertas instancias, puritanas, feministas o simplemente demagogas, existen muchos reproches hacia la pornografía masculina. Acusaciones despectivas como la de Shere Hite, al establecer que, en base a los clichés y al modelo de mujer-objeto que vende la industria del entretenimiento erótico, la pornografía difunde una enseñanza perniciosa, es parecida o similar a las de aquellos que consideran que el mundo de los videojuegos de acción convierte a sus hijos en asesinos en potencia.

Respecto a otra crítica, la de que el cine pornográfico no es un género, o que en todo caso no es sino un repertorio de documentales escenificados sin trama ni valor artístico alguno, de nuevo volvemos al ejemplo de directores como Nagisa Oshima, que han revolucionado ese timorato prejuicio de que cada vez que surgen órganos genitales en funcionamiento, esa obra es deleznable.

Se acusa a la pornografía de utilitarista, de onanismo visual, de estar construida entorno a clichés predefinidos, y sin embargo, quienes critican todo esto no suelen decir que, como todo género la pornografía se ciñe rigurosamente a sus propios esquemas.

También podríamos decir que en el caso de la Ciencia ficción que presenta siempre mundos futuros, androides, naves galácticas… ¿por qué no se comenta que eso tampoco es un género?

Ni un producto humano de naturaleza pornográfica es machista por el hecho de ser pornográfico, ni el cine ni la literatura “obscenos” dejan de ser un género, tan respetable como cualquier otro.

Existe un mercado que impone formas y modelos, pero de los que la pornografía no es el verdugo o culpable sino una más de sus numerosas victimas.

El sexo no solo vende, sino que incita al consumo por medio de excusas a veces difícilmente explicables.

Podemos decir que a estas alturas uno de los engranajes más efectivos del mercado pletórico se encuentra en el erotismo, usando los mismos clichés  de la pornografía marcas tan prestigiosas como Coca Cola, Alpha Romeo o Channel, se sirven de modelos y formas de los que luego, muchos admiradores de estas imágenes, reniegan al verlos ubicados a una obra con intención erógena.

Con el porno ya sea en películas, revistas, fotografías, cuadros lo que existe es una transparencia razonable en cuanto a lo que se persigue y lo que se alcanza.

El erotismo pornográfico es un género como cualquier otro. La literatura nos ha dejado la obra erótica de muchos autores. Del siglo VII d.c tenemos poetas como Strabon, Sedulio Scoto o Agatías, en el siglo XI aparece Braudil de Bourgueil, del siglo XII destaca Hilario. Son muchas las obras eróticas en una época marcada por el imperio absoluto de la Iglesia, sobre la estela de narraciones orientales de Las Mil y Una noches, El Decamerón es un hito en la literatura de Occidente, desde Juliette, o las prosperidades del vicio de Sade, pasando por el erotismo velado y romántico de Madame Bovary, Ana Karenina o Historia del ojo, hasta novelas modernas como Delta de Venus, de Anaïs Nin. Sade como Voltaire se nutre del pensamiento cervantino de que el mundo es como es y no como les gustaría a algunos que fuese.

La lucha de la virtud de Justine contra las tentaciones del vicio recuerda poderosamente a esa confrontación quijotesca entre la virtud caballeresca y la falta de principios de un mundo corrupto e imperfecto.

En el Ulises de James Joyce también aparecen pasajes erógenos como la descripción del sexo de una joven que mantiene las piernas abiertas en una playa irlandesa, ¿quién puede acusar de sórdida a esta obra encumbrada por la critica de todas las generaciones?

Erotismo es, sin duda, la pornografía del otro, de ese otro que estima como degradante algo cuyo sentido cambia según muchos factores.

Un libro, una fotografía no es erótica hasta el momento en quien lo lee, la mira, percibe la intención de su autor, la cual no ha de ser exactamente la misma en uno y otro individuo, todo varía según el ojo que lo valora.

La intención, tan necesaria en la pornografía como en el erotismo es imprescindible, pero también se hace inevitable que haya un receptor que interprete la obra.

Yo pienso que las personas que desvalorizan la fotografía pornográfica aludiendo a términos como obsceno, repugnante, vulgar… no están realizando valoraciones estéticas sino por el contrario dogmáticas, que se nutren de mil fuentes y prejuicios construidos cuando uno vive en sociedad.

Tal y como yo he podido comprobar con los fotógrafos que he entrevistado y posado sí se basan en categorías estéticas de belleza y saben muy bien qué es lo que quieren transmitir.

Raymond Lefevre en “El porno no ha alcanzado su edad de oro” realizó una separación entre lo erótico y lo pornográfico, subrayando que el erotismo se centraría en planos medios, a diferencia de la pornografía que se basaría en un primer plano revelado. Desde mi punto de vista esta diferenciación no es válida ya que la estética no se fundamenta de forma exclusiva en la posición de la cámara sino en un cúmulo de categorías estéticas, conceptos de lo que es bello y por qué no, de qué es arte, Lefevre solamente subraya un elemento para justificar la diferencia entre erotismo y pornografía.

El género pornográfico ha encontrado en el cine y en la tecnología de la imagen y difusión de mercados un ámbito perfecto para el consumo.

Como conclusión, pienso que la diferenciación entre fotografía erótica y pornográfica aludiendo a que la erótica se centra en el buen gusto, en la sensualidad, en la belleza, en el esplendor y la pornográfica como la representación formal de unos contenidos explícitos sexuales, carece de fundamentos pues se basa en la ética y no en la estética que es de lo que estamos tratando. Ambas pueden ir de la mano si juzgamos las categorías estéticas y nos dejamos de prejuicios moralistas y de la Edad Media, aparte de que cada cultura lo interpreta de forma diferente a lo largo del recorrido histórico.

30 comentarios sobre “ARGUMENTOS A FAVOR DE LA NO DISTINCIÓN ENTRE EROTISMO Y PORNOGRAFÍA

  1. I’ve been surfing online more than 4 hours today, yet I never found any interesting article like yours.
    It is pretty worth enough for me. In my view,
    if all website owners and bloggers made good content as you did, the
    web will be much more useful than ever before.

  2. hello!,I love your writing very a lot! proportion we communicate extra approximately your article on AOL?
    I require an expert in this house to resolve my problem. May be
    that’s you! Having a look forward to see you.

  3. I’m not sure where you are getting your info, but good topic.
    I needs to spend some time learning much more or understanding more.

    Thanks for wonderful info I was looking for this information for my mission.

  4. Hey there! Quick question that’s completely off topic.
    Do you know how to make your site mobile friendly?
    My website looks weird when viewing from my
    iphone4. I’m trying to find a template or plugin that might be able to resolve this problem.
    If you have any recommendations, please share. Thank you!

  5. Very good blog! Do you have any recommendations
    for aspiring writers? I’m hoping to start my own website soon but I’m a little lost on everything.
    Would you propose starting with a free platform like WordPress
    or go for a paid option? There are so many choices out there that I’m completely confused ..
    Any ideas? Thanks a lot!

  6. Thanks for the marvelous posting! I really enjoyed reading it, you might be a
    great author.I will be sure to bookmark your blog and definitely will come back in the
    future. I want to encourage you to ultimately continue your great posts,
    have a nice evening!

  7. Quest bars cheap fitnesstipsnew1 quest bars cheap 516999410492780544 quest bars cheap
    Great post! We are linking to this particularly great content on our site.
    Keep up the great writing. Quest bars cheap fitnesstipsnew1 quest
    bars cheap 516999410492780544 quest bars cheap

  8. You really make it seem so easy together with your presentation but I
    find this matter to be really something which I think I would by no means understand.
    It kind of feels too complicated and very large for me.
    I am having a look forward in your next post, I will attempt to get the grasp of it!

  9. Write more, thats all I have to say. Literally, it seems as though you relied on the video
    to make your point. You clearly know what youre talking
    about, why waste your intelligence on just posting
    videos to your blog when you could be giving us something
    enlightening to read?

  10. Wonderful site you have here but I was curious if you knew of any message boards that cover the same topics
    talked about here? I’d really love to be a part of group where I can get responses from other knowledgeable
    people that share the same interest. If you have any suggestions,
    please let me know. Appreciate it!

  11. You’re so interesting! I don’t believe I have read through something like this before.
    So nice to discover somebody with some unique thoughts on this subject.
    Seriously.. thanks for starting this up. This site
    is one thing that is needed on the internet, someone with a little originality!

  12. Hi there would you mind sharing which blog platform you’re using?
    I’m looking to start my own blog soon but I’m having a tough time
    making a decision between BlogEngine/Wordpress/B2evolution and Drupal.
    The reason I ask is because your design seems different then most blogs and I’m looking for something
    completely unique. P.S Apologies for getting off-topic but
    I had to ask!

  13. I have been surfing online greater than 3 hours
    as of late, yet I never found any interesting article like yours.
    It is lovely price sufficient for me. In my opinion, if all webmasters and bloggers made just right content as you did, the web will probably be a lot more helpful
    than ever before.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *